Qué ver en Formentera 2021 Playas, calas y atracciones

En este post hablamos sobre: Qué ver en FORMENTERA, que hacer, como llegar, playas y calas más bellas.

Que ver y hacer en Formentera – Islas Baleares

Formentera es una isla española que se encuentra en el mar Mediterráneo y que, junto a la isla de Ibiza, conforman las llamadas Islas Pitiusas, dentro de la comunidad autónoma de las Islas Baleares.
La isla de Formentera está habitada y solo tiene un poco más de doce mil pobladores en una superficie de 83,2 km². Asimismo, tiene una gran costa de 69 km, gracias a la forma que la naturaleza le dio.
Son varias las playas, calas y rincones que esconde esta increíble isla de aguas cristalinas y turquesas para el disfrute del turista. Igualmente, se puede disfrutar de algún punto alto para tener una agradable vista panorámica, y este punto se encuentra en Sa Talaïassa, a 192 metros sobre el nivel del mar, situado en el altiplano La Mola.
Además, se puede recorrer Formentera fácilmente, porque es de ligero tránsito, sin olvidar que solo se puede llegar a ella por mar. Solo bastaría una bicicleta para recorrer gran parte de la isla. La carretera principal se llama PM-820, con una longitud de 20 km que va desde el puerto de La Savina hasta el extremo este (Faro de La Mola). También puedes alquilar vehículos a motor, como las motos, para ahorrar tiempo en la estadía.
En definitiva, si lo que te gusta es disfrutar de los climas tropicales, pueblos mediterráneos, personas cautivadoras, exquisitas playas y una atmosfera de paz, pues la isla Formentera es a la que debes asistir.

Que ver en la isla de Formentera

A continuación, te vamos a informar sobre algunos de los lugares de interés que no puedes dejar de visitar.

MIRADOR DE FORMENTERA

Lo primero que necesita un turista en el lugar que visite, es poder encontrar un buen punto que le permita admirar el paisaje con amplia visión, y aquí, en el Mirador de la isla, es donde podrás disfrutar de una excelente vista panorámica de una buena extensión de Formentera.
Toda la isla es casi plana, pero se encuentra un altiplano hacia el este de Formentera, la llamada meseta de La Mola, que está a unos 192 m s.n. m. Para llegar a los puntos más altos de la isla hay que tomar una carretera que pasa primero por el pequeño pueblo marinero: Es Caló de San Agustí. Luego, llegaremos al restaurante que posee estas excelentes vistas, el Mirador de Formentera.
Para ser exactos, lo que puedes contemplar en su totalidad, desde este punto alto son: la costa norte y sur de la isla, así como la playa Migjorn y Tramuntana, al igual que la carretera principal de Formentera que va de punta a punta.

ESTANY PUDENT Y SES SALINES

Al norte de la isla nos podemos encontrar con estos dos lagos donde los baños están prohibidos, debido a la salinidad del agua. Sus ubicaciones se encuentran entre el núcleo urbano La Savina el pueblo de Es Pujols.
Estany Pudent es de esos lugares donde se recomienda que su recorrido sea a pie o en bicicleta, porque su riqueza natural y vistas son sorprendentes, además posee una bonita variedad de aves como flamencos, cigüeñuelas, zampullines cuellinegros y los tadorna-tadorna (mejor conocidos como los tarros blancos).
El camino que bordea en gran parte a Estany Pudent se llama Es Brolls, y a través de este trayecto es que podemos observar las aves limícolas, anátidas y ardeidos que se juntan al año en esta laguna. Además, el agua dulce se surte a través del subsuelo para que la vegetación tenga vida en esta zona y, así, las aves puedan vivir y poner sus nidos.
Por otro lado, se ubica Ses Salines, donde las aguas tienen un particular tono rosado y violeta, principalmente en verano. Este lugar es símbolo para los habitantes de Formentera, porque representa la primera actividad grande económica de la isla, pues aquí se empezó el trabajo de producción de sal de Formentera. Según unos escritos sobre este lugar, se dice que fue en 1873 cuando Antoni Marroig empezó con la explotación de las salinas.
Por lo tanto, Estany Pudeny y Ses Salines son consideradas, desde el año 2004, como “Bien de Interés Cultural”.

ESTANY D’ES PEIX

Es una laguna de pequeñas proporciones por donde las embarcaciones llegan a lanzar sus anclas o pesos (fondear) en el puerto La Savina, después de pasar por una angosta conexión con el mar Mediterráneo.
Asimismo, en el tranquilo lago, donde la profundidad no supera los tres metros, los deportes acuáticos como el windsurf, kayak, vela, entre otros, se hacen ideal en este lugar. Además, cuenta con un agua de temperatura cálida en sus pequeñas calas, para el disfrute ameno de toda la familia.
Por otro lado, existe una zona rocosa al este de la laguna llamada Caló de s’Oli, donde se encuentran unas casetas varadero con dirección al norte, donde se podrá visualizar la isla de Ibiza.

Torres de piedra

«Torres de Piedra» creadas por los turistas

Algo curioso que según trae suerte o al menos así dicen las leyendas para turistas, es crear torrecillas de piedra, cuando el viento la haga caer se les cumplirá vuestro deseo. Obviamente a muchos les gusta y otros no, son opiniones, se temen problemas medioambientales por la gran cantidad de montículos o montecillos de piedras que hay por muchas playas de Formentera.
Les recomiendo no hacerlo, pero así podrán saber que significan y porque hay tantas esculturas de torrecillas de piedra en Formentera. También conocidas como montículos de piedra.

MOLINOS

Los molinos de Formentera son otro símbolo para los habitantes de la isla, ya que estos representan lo que antiguamente era el medio económico subsistente de los antiguos campesinos de estas tierras.
El trigo era el principal alimento para los formenteranos, y estos molinos eran los que ayudaban a triturar dicha planta. Por ejemplo, para la elaboración del pan, molían el trigo a través de los llamados “molinos de sangre”, que funcionaban con la ayuda de animales que ejercían fuerza al bordear la estructura para accionar las muelas y, así, producir la harina.
Aún, se pueden encontrar en la isla antiguos molinos como: el Molí Vell y el Molí d’en Botigues que se ubican en La Mola; el Molí d’en Teuet y el Molí de Ses Roques, cerca de Sant Ferran; y los Molí d’en Mateu y Molí d’en Jeroni, en los alrededores de la iglesia Sant Francesc. Todos estos molinos se basaron en la misma arquitectura de torre cilíndrica y seis aspas.
Asimismo, dentro del molino de techo en forma de cono, se encuentran tres pisos. En la planta superior se ubican los engranajes, en el centro se obtenía el trigo molido, y en la planta baja se encontraba el almacén. El Molí Vell fue restaurado para el acceso de los visitantes, y para que pudiesen conocer más sobre la función de estos molinos.

FARO DE LA MOLA

El Faro de La Mola se encuentra en el altiplano de La Mola, y es ese lugar que nos regala la isla para poder observar el Mar Mediterráneo de gran manera, pues desde este punto estaremos a 120 metros sobre el nivel del mar.
Este faro es centro de cultura y difusión del patrimonio marítimo de Formentera, así como también sirve de espacio para diversas exposiciones, conciertos, conferencias y hasta de obras teatrales.
Para poder llegar a este faro puedes optar por dos caminos, uno es el de la carretera moderna y el otro el de la “ruta verde 29”, que cuenta con unas características rusticas de paisajes rurales. La ruta verde 29 es recomendable para los amantes del campo, ya que te toparás con el ganado de estas zonas y, además, pasarás frente a la casa considerada como patrimonio arquitectónico, debido a su conservación a través de los años.
Esta construcción fue mandada a hacer por la reina Isabel II y, desde el año 1861, ha iluminado las noches de la isla.

LAS TORRES DE DEFENSA

Hace tres siglos, las costas del Mar Mediterráneo siempre eran visitadas por piratas del este con la intención de saquear todo a su paso. Y, la isla de Formentera, no era excluida del ojo de los piratas. Por lo tanto, los formenteranos construyeron a lo largo de su costa, en el siglo XVIII, torres de para defenderse de estos malhechores.
Dichas torres son cuatro en total, las cuales fueron ubicadas en puntos estratégicos de la isla para que todas pudiesen comunicarse a través de señales de humo en caso de detectar la presencia de intrusos. Asimismo, en el islote S’Espalmador, al norte de la isla, se ubica una quinta torre llamada “Sa Guardiola”.

Torre de Punta Prima: se ubica en la punta de Punta Prima, población Es Pujols. Los visitantes, además, de conocer esta antigua torre que vigilaba el transporte marítimo entre La Mola e Ibiza, podrán disfrutar de una vista panorámica hacia los acantilados y hacia la isla de Ibiza.

Torre Des Pi des Catalá: se encuentra en la mitad de Formentera desde el año 1763, junto a la playa de Migjorn, por lo tanto, es también conocida como la Torre de Migjorn. Fue restaurada en el 2016 para que los visitantes no solo puedan ver su fachada, sino también su interior que cuenta con tres plantas.

Torre Des Garroveret: también llamada como la Torre des Cap. Se levantó a 65 m s. n. m., con dos plantas y un cañón defensivo.
Torre de Sa Gavina: vigilaba el oeste de la isla de los posibles atacantes, y desde aquí también se controlaban los accesos al por de La Savina. Esta torre se encuentra ubicada cerca de Can Marroig, en una punta al norte de Cala Saona.
En pocas palabras, estas torres ayudaron a defender esta pequeña tierra de los invasores hasta mediados del siglo XIX. A partir de esta fecha, se utilizaron para otros fines, debido a que las amenazas casi habían desaparecido.

CAN MARROIG Y PUNTA DE SA PEDRERA

Estos dos puntos de la isla son imprescindibles si deseas disfrutar de la naturaleza rocosa y de las aguas turquesas.
En la costa oriental, entre el puerto de La Savina y Cala Saona, nos podemos dar el gusto de visitar Sa Pedrera, donde la naturaleza se fusionó con la mano del hombre, debido a que antes en este lugar hubo una cantera, haciendo que, hoy en día, se formen piscinas naturales.
La riqueza marina en esta zona es increíble. Sa Pedrera es una costa escarpada que tiene un desierto de rocas particulares, donde algunas pareciesen trampolines mandados a hacer por el hombre.
Además, si te gusta la practica de snorkel, pues este lugar es el indicado por la poca profundidad de sus aguas cercanas a la costa. Los bañistas también pueden admirar las plantas conocidas como Posidonia Oceánica, las cuales destellan un hermoso color verde.
Por otra parte, podemos gozar de la finca de Can Marroig, donde se puede disfrutar de un espacio natural arbóreo, llena de pinos y sabinas albar que hacen del lugar un perfecto punto para descansar y tomar un picnic en familia. Además, contará con información y actividades didácticas sobre la zona protegida.

ES CAP DE BARBARIA

Este lugar elevado se encuentra al sur de la isla de Formentera. Además, de poder aprovechar las grandes vistas que nos proporciona el sitio, especialmente en las puestas de sol, tendremos la oportunidad de conocer su famoso faro y su Torre Des Garroveret.
En este territorio de tierra árida, se puede visitar el Faro del Cap de Barbaria, que queda en el acantilado a 100 m s. n. m. Este faro se inauguró en 1971 con una altura de 17 metros, un diámetro de 3 metros y funcionaba como señalización. En la antigüedad, la luz que emanaba este faro alcanzaba las 18 millas y evitaba que las embarcaciones encallaran.
Otro pequeño lugar curioso se puede descubrir a pocos metros del faro. Estamos hablando de una cueva natural que tiene una escalera de madera como acceso que, luego de unos pocos pasos, nos llevará a una magnifica terraza con vista al mar.
Por otra parte, a solo 150 metros del faro, en dirección oeste, nos toparemos con la Torre Des Garroveret. Esta pequeña estructura se encuentra a 65 m s. n. m, además, cuenta con 9 metros de altura y 2 plantas desde donde se puede gozar de una magnifica vista desde la garita de la planta superior. Esta torre formó, junto a otras cuatro, las Torres de Defensa de las islas Pitiusas, que a partir del siglo XVIII vigilaban las posibles intrusiones de navieros piratas.
Para llegar a este punto podemos optar por las rutas verdes 8, 10 y 11, donde nos cruzaremos con los yacimientos prehistóricos de Cap de Barbaria.

MERCADOS ARTESANOS

Y como no puede falta en ningún lugar al que visitemos, aquí también se encuentra un gran mercado artesanal para que puedas comprar tus recuerdos y llevarte algo de la cultura formenterense.
Los Mercados Artesanos y Artísticos se abren al público desde comienzos de mayo hasta mediados de octubre, ofreciendo variados productos elaborados por los mismos habitantes de la isla.
Entre las cosas que se pueden adquirir están: las cestas, alpargatas, joyería, textil, trabajos en cristal, cerámica, cuero, pintura y hasta obras de artistas que residen en Formentera.
Mercado Artesano de La Mola: es el mercado que tiene más artesanos y más visitantes. En su plaza central se anima con música en vivo, mientras los alrededores encontrarás bares con terrazas.
Horario: abierto a partir de mayo hasta el día del Pilar (12 de octubre); los miércoles y domingos abre desde las 16:00 hasta las 22:00 horas, en el Pilar de La Mola.

Mercado Artístico de Sant Ferran: este es el mercado donde los pintores y artistas en general exponen sus obras. Siempre se organizan actividades infantiles para estimular a los niños, así como música en vivo todos los sábados.
Horario: abierto desde el 29 de mayo hasta el 30 septiembre, todos los días, menos miércoles. Los domingos abre desde las 20:30 hasta las 24 h.

Centro artesano “Antoni Tur Gabrielet”: en este lugar podrás adquirir productos alimenticios autóctonos. También, encontrarás una sala de exposición de arte.
Horario: abierto de lunes a sábado.

Mercado de Sant Francesc: abierto de 10:00 a 14:00 h., del 1 de mayo al 12 de octubre.
Mercado de La Savina: abre durante todo el día, desde el 1 de junio hasta el 15 de septiembre.
Mercado de Es Pujols: abre por las tardes hasta la noche, desde el 1 de mayo hasta

Como llegar a Formentera

La pequeña isla de Formentera no tiene su propio aeropuerto y, por lo tanto, solo es accesible por mar. Para llegar a Formentera, primero debe aterrizar en el aeropuerto de Ibiza y luego trasladarse al puerto de La Savina, donde puede embarcarse en uno de los muchos barcos que conectan las 2 islas.

Las diferentes compañías navieras que realizan la conexión tardan entre 25 y 60 minutos en cruzar, dependiendo de las rutas. Para sus viajes puede utilizar las compañías navieras Balearia, Mediterranea Pitiusa, Trasmapi, Taximar y Fly & Vai. Numerosas conexiones a Formentera desde los puertos de Barcelona, ​​Valencia, Denia y Mallorca, sin tener que detenerse en Ibiza. Varios barcos también navegan desde los puertos de Playa d’en Bossa y Santa Eularia, a lo largo de la costa sur de Ibiza, para realizar excursiones de un día a Formentera.

Desde Santa Eulalia pueden tomar un ferry que tarda unas 1.30 hr, sale unos 30€ ida y vuelta. Desde ibiza sale más o menos unos 19€.

Apenas se bajan del ferry en Formentera hay líneas de colectivos que te ofrecen por 12€ recorridos por diferentes playas. En la misma terminal hay puestos de souvenir, heladerías y cafeterías. En cada playa hay baños públicos.

Cuando llegan al aeropuerto de Ibiza pueden comprar un transfer a Ibiza con billete ida y vuelta a Formentera, sale unos €60. Consideren que en baja temporada un taxi puede salir más barato para ir al centro de la ciudad y de ahí pueden tomar el ferry.

Los tickets para el ferry, ida y vuelta en el día cuestan: AquaBus, 20 euros, tarda 1 hora. Balearia se consigue a 35; el resto unos 46 euros. Todos estos tardan 30 minutos.

En el muelle se consiguen las bicicletas por día a 10 euros, scooters 20/25 y autos 40.